22/03/2012

Café: Una taza de historia

Pocos ingredientes tienen una raíz tan profunda en la historia mundial como el café. Una semilla tostada y molida en nuestro día a día, con tantas variedades como consumidores. Una dosis de cafeína para estimularnos y una curiosa historia…

La palabra café proviene, etimológicamente, del término turco qahve, que a su vez, procede del árabe, qahwa, a través del italiano. Esta denominación tan difusa explica los pocos datos existentes sobre el verdadero nacimiento del café.

Como las grandes historias, la del café no está exenta de leyendas que explican su origen. La más aceptada es la de un pasto llamado Kaldi, que al darse cuenta del extraño comportamiento que tenían su rebaño de cabras tras haber comido la fruta y hojas de cierto arbusto, llevó una muestra de las mismas a un monasterio. Allí le contó al Abad la historia de sus cabras y cocinaron esas ramas, obteniendo una bebida tan amarga que tiraron de inmediato al fuego. Cuando esas ramas y sus frutos comenzaron a hervir en el fuego, produjeron un delicioso aroma que sedujo a ambos. Una serendipia que les llevó a crear una bebida basada en el café tostado, naciendo así el café.

 

De esta manera, la historia del café se remonta a Oriente, donde los árabes descubrieron sus virtudes y posibilidades económicas. Desarrollaron todo el proceso de cultivo y procesamiento del café, guardándolo como un secreto.

El comercio entre imperios y el progreso tecnológico hizo que el café comenzara a conquistar el mundo poco a poco, convirtiéndose en la bebida favorita de Europa. Italia e Inglaterra comenzaron a consumirlo en 1650, abriendo el primer establecimiento de venta de café en Inglaterra y Europa en ese mismo año.

 

Estos imperios decidieron llevar el café a sus colonias, difundiéndolo por Sudamérica e Indonesia. Con la abolición de la esclavitud, siglos después, y unas condiciones climatológicas favorables, estas zonas se convirtieron en las grandes exportadoras de café del mundo y abastecen a día de hoy a gran parte del planeta.

¿Curiosa procedencia la de esta estimulante semillita, no?

Y es que en SEVERIN no podemos resistirnos a una buena taza de café, saboreando cada una de sus especialidades con tus seres queridos. Recetas únicas que con la ayuda de nuestras cafeteras, molinillos y espumadores de leche harán las delicias de propios y extraños. Productos con la garantía SEVERIN con los que sólo tendrás que preocuparte por elegir qué variedad quieres tomar hoy…

Café solo o con leche, Cappucinno, Crème, Latte Macchiatto… ¿Cuál es tu especialidad ¡Tómatela con SEVERIN!

 

 

Fuentes:

Wikipedia.es/Cafe

Mundodelcafe.com

Imágenes:

Cafesdemali.com

Cafedechaguarpamba.blogspot.com.es