15/01/2014

Contra el frío, cocido

La ola de frío que ha arrasado Norteamérica nos ha dejado a todos helados. En España, por suerte, aún no hemos tenido que sufrir algo así pero, si llegara el momento, sabríamos cómo superarlo: con la comida. Nuestra gastronomía nos ofrece un sinfín de platos de invierno, comúnmente conocidos como ‘cocina de cuchara’. En SEVERIN te ofrecemos una receta del plato estrella por excelencia, el cocido. En el fondo, esto no es más que un homenaje a todas las abuelas de este país.  

cocido

El cocido es ideal para comer buena compañía.

¿Qué es lo que más apetece cuando llegáis a casa para comer en un día de frío helador? No es una ensalada, no es una pechuga de pollo ni tampoco es un pastel de verduras. Ni siquiera una pizza barbacoa. Lo que estáis pensando se come con una cuchara. Y lo sabéis. Nuestras abuelas nos lo han cocinado desde que éramos unos renacuajos (también nuestra madre, pero no era lo mismo). Entonces no lo valorábamos, pero ahora lo deseamos como agua de mayo en invierno. Hablamos del cocido.

COCIDO, QUE ME QUEDE COMO ESTOY

El cocido es uno de los platos que más representan el espíritu de la gastronomía española. Es caliente, fuerte y consistente, completo y muy sabroso. Además, se trata de una receta que se encuentra en todas las casas de nuestra tierra. En SEVERIN nos atreveríamos a decir que el cocido es parte de la cultura de España. Se trata de una tradición que no se pierde, ya que pervive a través de las generaciones. Siempre habrá cocido.

¿Cómo se hace el cocido en vuestras casas? Porque, una de las peculiaridades del cocido es que varía mucho dependiendo de la parte geográfica del país en donde se haga (e, incluso, depende también de los gustos de cada cocinero). Os ofrecemos la receta de un cocido para 4 personas que hemos denominado ‘supreme’. Ya entenderéis por qué.

bascula

Báscula electrónica de cocina de Severin.

Ingredientes:

– 250 gr de garbanzos por persona.

– 120 grs de tocino salado.

– 1 hueso de cañada.

– 150 gr de pollo.

– 150 gr de ternera.

– 2 chorizos medianos (80 gr cada uno).

– 4 morcillas pequeñas (60 gr cada una).

– 100 gr de judías.

– 2 patatas medianas.

– 4 zanahorias.

– 4 puerros.

– 1 calabaza pequeña (80 gr).

– 60 gramos de fideos.

– Agua.

– Aceite de oliva.

– Sal.

Desde SEVERIN os aconsejamos que uséis nuestra báscula electrónica de cocina 3669 con función de tara que permite adicionar ingredientes sin retirar los ya pesados. Todo sea por facilitaros un poco más las cosas.

Preparación:

Pon los garbanzos a remojo la noche antes. Para empezar, pon la olla rápida con agua fría y una pizca de sal los huesos, el tocino, la ternera, el pollo y los chorizos. Pela y limpia los puerros, las zanahorias, las patatas y la calabaza, prepara un atado y añádelo a la olla. Espera a que el agua esté caliente y, entonces, añade los garbazos. Pon la tapa y deja cocer durante 15 o 20 minutos.
Pon a cocer en una cazuela las judías con agua y una pizca de sal. Pincha la morcilla e incorpórala. Deja cocer durante 30 minutos a fuego suave.
Retira el hueso y el atado. Reserva en un plato el tocino, los chorizos y las morcillas. Cuela el caldo de los garbanzos, ponlo a cocer y, cuando empiece a hervir, añade los fideos y deja cocer durante 5 minutos.

cocido

Cocido, todo junto. / Fuente: Pinterest.

Presentación:

– Opción 1) Presenta la sopa en una sopera. Sirve los garbanzos acompañados de las judías, las patatas y la calabaza, un trozo de tocino, las morcillas y el chorizo. El resto de la carne en otra bandeja. Riégalo todo con un chorro de aceite.

– Opción 2) En un plato hondo coloca un trozo de cada uno de los ingredientes y hecha la sopa de fideos encima. Has convertido el cocido en un guiso ‘supreme’.

Sin duda, el cocido es plato único y no cabe ni una mísera ensalada después. Tal vez, los más atrevidos, «para desengrasar». Avisamos de que no todos están hechos para platos tan fuertes pero, sin duda, es la joya de la corona de nuestra gastronomía. No es una receta rápida (ni complicada), por lo que es mejor aprovechar la ocasión para invitar a más gente en caso de ser pocos para comer y así disfrutar  del que será tu nuevo plato estrella.